Abrir un negocio : abrir una heladería

Abrir un negocio : abrir una heladería

Ideas de negocio : abrir una heladería

 

Uno de los negocios más redituables es abrir una heladería. En primavera-verano donde el calor es intenso, los helados prácticamente se venden solos. En algunos países tropicales donde las temperaturas son elevadas todo el año, abrir una heladería puede significar un excelente negocio.

Las preguntas que surgen son ¿Cuáles son los requisitos para abrir una heladería? ¿Cuánto dinero se necesita para iniciar este negocio?

En primer lugar, cabe señalar que a la hora de abrir una heladería hay dos opciones: comprar una franquicia o abrir su propia heladería con su propia marca. Todo dependerá del lugar donde viva y de cuál sea su competencia. Por ejemplo, si usted vive en un pequeño pueblo donde no hay grandes corporaciones comerciales ni marcas reconocidas, puede que le sea más conveniente crear su propia marca, pues eso le significará un menor costo de inversión. Por otro lado, si usted vive en una gran ciudad con cientos de heladerías, quizá vea conveniente empezar con una marca reconocida a fin de atraer más clientela.

¿Cuáles son las franquicias de heladerías más conocidas en Europa?

Cremolatti es una de las heladerías con mayor prestigio en Europa. No se pagan regalías ni se cobra publicidad y se le garantiza un territorio exclusivo.

Si quiere invertir en países más económicos, puede comprar franquicias en América Latina, también hay marcas de heladerías reconocidas como Fredo, Grido, Cavallino, Bariloche entre otros. Nada mejor que comenzar con una marca conocida para que las ganancias sean altas desde el primer momento.

 

Pero supongamos que a usted le gustaría empezar su propio negocio, su propia heladería sin depender del reconocimiento de otros ¿Cuánto dinero necesita para comenzar?

El primer paso consiste en ir al Gobierno de la ciudad a averiguar qué requisitos estipula la comunidad para abrir un local público. Quizá haya requerimientos en cuanto a la altura de las puertas, las salidas de emergencias y otras cuestiones relativas a la seguridad. Además se le debe otorgar una habilitación comercial, luego de haber sido inspeccionado el lugar donde usted planea abrir su heladería.

Luego de eso, es necesario registrarse como autónomo y pagar los impuestos correspondientes.

Una vez cumplimentados esos pasos, hay que elaborar un proyecto que por lo general lo hace un ingeniero y puede estar costando alrededor de 3 mil euros.

Como inversión inicial, según estimaciones de expertos, se requiere alrededor de 20 mil euros contando el local, la compra de equipos y el pago de sueldos a empleados.

Para abrir una heladería, se requiere la compra de equipos de frío, heladeras e insumos relativos como los cucuruchos, las tacitas de helado, las cucharas y otros.

Para fabricar su propio helado no es necesario años de experiencia. Hay muchos cursos preparatorios que enseñan a fabricar helados. La Federación española de heladeros, o el INEM son algunos de los lugares donde se ofrecen cursos preparatorios para fabricar helados.

Si usted además de venderlos quiere fabricar los helados, la inversión inicial aumentará en gran medida ya que necesitará comprar una cámara de congelación y todos los materiales para los diferentes sabores de helado. Estamos hablando de alrededor 150 mil euros en España ya que sólo la cámara de congelación cuesta 18 mil euros. Es cierto que fabricar sus propios helados requiere una inversión más grande, no obstante, las ganancias también serán mayores y usted sabrá la calidad del producto que está vendiendo. Además, de acuerdo con los expertos la inversión se recupera en dos años, un plazo muy corto.

Por supuesto antes de decidir si fabricar helados o directamente comprarlos y venderlos será muy conveniente elaborar un plan de negocios que incluya aspectos tales como el objetivo del negocio, la competencia en la zona, la ubicación del negocio y los horarios de atención, los posibles riesgos de este negocio a fin de poder preverlos y trabajar fuertemente contra ellos, plan financiero y el uso detallado de los fondos a utilizarse, cuáles serán los gastos fijos mensuales, la publicidad y algunos aspectos estratégicos.

 

Elaborando en detalle este proyecto, podrá plasmar en papel todos los gastos e inversiones requeridas.

Otro aspecto a tener en cuenta es que en invierno las ventas bajan, lo que puede llevarnos a redefinir nuestro plan de negocios y quizá en invierno convertir la heladería en una cafetería. Esto logrará dos beneficios: por un lado, los ingresos continuarán todo el año y por otro lado, al no utilizar las heladeras ni las cámaras de frío, ahorrará dinero en electricidad y mantenimiento de equipos, lo que le permitirá guardar dinero para invertirlo en la siguiente temporada de verano.

Como mencionamos al principio, hay países tropicales donde las temperaturas son altas todo el año por lo que se puede seguir vendiendo helado incluso en invierno. No obstante, si usted vive en un país frío, abrir una cafetería en invierno podría ser una excelente idea.

Abrir una heladería es un buen negocio pues en los últimos años el consumo de helado se ha incrementado. Solo en Estados Unidos se consumen 21 kilos de helado por persona por año y en Europa mucho más. En América Latina el consumo es bajo, lo que muestra el gran margen de crecimiento que pudiera haber si se instalaran más heladerías.

Si está pensando en tener su propio negocio abrir una heladería podría ser una excelente inversión.



Otros artículos :



Leave a Reply